martes, 27 de junio de 2017

DESARROLLANDO TU INTELIGENCIA EMPRENDEDORA (II)


Lo que caracteriza al emprendedor, es la visión, la anticipación en su mente de un nicho de negocio.

Si analizamos los componente de la inteligencia emprendedora, tienen que ver con la inteligencia emocional, las relaciones, y el potencial de personalidad que les caracteriza.

Su capacidad de acción y escucha les facilita captar deseos y sinergias de los ciudadanos, esto implica una coordinación de elementos de unas personas y otras, siendo los efectos muy superiores a la suma de las partes. De lo cual se benefician.

Para desarrollarla, se aprende a potenciar:

-La actitud de la persona ante lo nuevo, la exploración del entorno, y la visión de horizontes.

-El sujeto aprende el autocontrol y la canalización de sus energías mentales hacia los canales futuribles. El descubrimiento de lo nuevo que se despliega en el horizonte que se va recorriendo, para su utilización e integración a los proyectos.

-El crecimiento y desarrollo de sus procesos de pensamientos, les potencia su seguridad, factor clave para no sucumbir ante cualquier evento inesperado.


Y en ese marco de crecimiento y evolución en las cualidades de emprendimiento, la persona desarrolla su inteligencia incluso en la dirección de aprender nuevas habilidades y adquiriendo otras actitudes y desarrollando aptitudes idóneas a sus proyectos particulares...